lunes, 1 de agosto de 2011

Autores de la Escuela Clásica

Adam Smith (1725-1790)



Adam Smith
Adam Smith fue un economista escocés al que se considera padre fundador de la ciencia económica y de la propia Escuela Clásica.

 Profesor de filosofía, funcionario de aduanas, fundó las bases de la economía moderna en su libro “Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones”, publicado en 1776, coincidiendo con la declaración de independencia de los Estados unidos.


Cuando en 1776 escribió su célebre trabajo las minas y las fábricas ya eran una realidad en los campos de Inglaterra y, sin embargo, Smith no llegó a ver gran cosa de lo que en el futuro habría de llamarse Revolución industrial. La mayor parte de este proceso tuvo lugar después de la publicación de su obra, “un extenso tratado que –en opinión de Galbraith-, se caracteriza por su desorden, por sus divertidos pasajes y por su admirable prosa.

             En uno de sus famosos pasajes, Smith describe el trabajo en una fábrica de alfileres que alcanzó para él una fascinación casi mística. Lo que captó su atención no fue la maquinaria característica de la Revolución Industrial, sino el propio proceso productivo, es decir, la división de trabajo que se aplicaba, por medio del cual se conseguirían fuertes elevaciones de la productividad a base de especializar a los obreros en las sucesivas operaciones concretas de dicho proceso. En opinión de Smith, la división del trabajo constituía junto con el comercio el fundamento de la eficiencia de la empresa contemporánea.

             A diferencia de los fisiócratas, Smith sostiene que el origen de la riqueza proviene del trabajo productivo de un país, gracias a la especialización del trabajo, que en definitiva dependerá de las dimensiones del mercado; y ésta, de la libertad de comercio, tanto a nivel interno como internacional.

             Para potenciar la división del trabajo era indispensable, según Adam Smith, la libertad de comercio a escala internacional (eliminación de barreras arancelarias).


Las principales ideas defendidas por Adam Smith son las siguientes:
  •   Defensor del liberalismo económico frente a las ideas mercantilistas: el comercio debe funcionar sin trabas, ni restricciones, ni prohibiciones.Smith se muestra a favor de la abstención estatal en la economía, supone que la búsqueda del interés particular de cada individuo será guiado por una mano invisible, el mercado, que armoniza el conjunto de decisiones individuales con el resultado más eficiente y beneficioso para todos.Así, Smith fue el gran defensor del laissez faire, la no intervención del Estado en la Economía, ya que en su opinión, para promover el bienestar los mejores medios son el estímulo del propio interés y el desarrollo de la competencia.
  •  La División del Trabajo era para Adam Smith el origen de fuertes alzas en la productividad: la especialización de los obreros permite elevar su rendimiento gracias a la mejora de su destreza y al ahorro de tiempo subsiguiente. Asimismo, la división del trabajo favorece la creación de maquinaria al simplificar las tareas y hacerlas rutinarias. 
  • Adam Smith adopta una Teoría del Valor como coste de producción o precio natural de la mercancía, que estaría formado por la suma de los precios naturales de los tres factores de producción: trabajo, tierra y capital.
  •   En la obra de Smith, el análisis del cambio dinámico de la sociedad descansa sobre la Teoría de la Acumulación. Esta teoría viene condicionada por la distribución de la renta entre las diversas clases sociales, especialmente por la parte que iba a los terratenientes y capitalistas, ya que serían los único en tener excedentes para su acumulación. 
  • Por tanto, Smith destaca la acumulación de beneficios en los empresarios como el verdadero motor que pone en movimiento la mejora de la sociedad. La acumulación de beneficios se reinvertirían en maquinaria, permitiendo una mayor división del trabajo y un aumento de la productividad, y generando por tanto una mayor riqueza.


David Ricardo (1772-1823)
David Ricardo



Economista británico, de origen judío; fue uno de los miembros más importantes de la escuela clásica de economía política. Su lógica rigurosa y la búsqueda de la verdad objetiva han sido la base de las tentativas del neoliberalismo y de los análisis de Marx acerca del capitalismo. Expuso sus teorías en la obra "Principios de Economía Política".


David Ricardo, hijo de un banquero judío que emigró de Holanda a Inglaterra, fue, ante todo y a plenitud, un inglés de su tiempo. Y no por su conversión al cuaquerismo al momento de su matrimonio, sino por su profunda compenetración con la realidad inglesa de inicios del nuevo siglo.

A diferencia de Adam Smith, en cuyos trabajos se apoyó, Ricardo se preocupó sólo en segunda instancia en averiguar las causas del crecimiento o, si se prefiere el origen de "la riqueza de las naciones". Aunque también se podría decir que sus preocupaciones en torno al crecimiento lo llevaron a interesarse en primer lugar en los factores que explican la distribución de la renta.

Al autor de los "Principios de economía política y tributación" (1817) lo inquietaba especialmente la tendencia de la baja de los beneficios. Tendencia a su entender inevitable en la economía inglesa, pero que podía contrarrestarse con el desarrollo del comercio exterior. No a la manera de Adam Smith, que destacaba el papel de las exportaciones de manufacturas en la profundización de la división del trabajo. Sí a través de las importaciones de cereales baratos que impedirían que suba el salario normal. Y, por ende, facilitarían el aumento de los beneficios y la acumulación necesaria para el crecimiento.


Thomas Malthus  (1766-1843)

Thomas Malthus

Thomas Robert Malthus fue un economista inglés, perteneciente a la corriente de clásica de pensamiento, considerado el padre de la demografía.

Es el economista clásico del pesimismo demográfico. En su célebre Ensayo sobre el principio de la población publicado en 1798, Thomas Robert Malthus  sostuvo la conocida teoría de que mientras la población crece en progresión geométrica, los recursos alimentarios lo hace en progresión aritmética.


Profetizó un futuro pesimista en el que los recursos alimentarios resultarían insuficientes y los salarios se situarían por debajo del nivel de subsistencia.

La alternativa que proponía era efectuar un control de la expansión demográfica  como única manera de evitar el futuro apocalíptico.


La ley de Malthus se ha demostrado falsa con el tiempo, ya que no previó la importancia del desarrollo tecnológico para la producción de bienes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario